miércoles, 12 de febrero de 2014

TARTA DE BERENJENAS Y COLIFLOR



Mi tía y madrina de bautismo me contaba un cuento de esos que no tienen principio ni fin, como el de "La buena pipa" o el de "El gallo pelado" (me pregunto cuántos conocerán este último, jajaja!!!). Este al que me refiero precisamente es el de "Los patos". Y dice así:

" Una pata muy ufana, 
se pasaba coqueteando, 
con cuanto pato que a ella, 
galancete se acercaba.
Un pato, mas otro pato 
y otro pato que faltaba.
De pronto se acercó un pato,
y con ella conversaba.
Y al rato cayó otro pato
que atrás de la pata andaba, 
y al verla que conversaba 
se quedó a pasar el rato 
y cayó otro pato, 
que atrás de la pata andaba 
y al verla que conversaba 
se quedó a pasar el rato 
y... cayó otro pato!
Que atrás de la pata andaba
y al verla que conversaba....

Y así seguía y uno preguntaba qué pasaba con tantos patos, adonde iban, cuántos eran y cuando terminaba? Y mi tía se moría de risa!!!!!!! Iba cambiando los tonos de voz y la cara como de cansada, o de asombro, etc.
Bueno, la entrada de hoy es igual al cuento:

OTRA TARTA!!!!!!! jajajajja! Son mi obsesión!!!!! Pero hay tantas combinaciones posibles! Y son tan prácticas!!!! Que siempre hay mas y siempre gustan y son fantásticas cuando uno viene con hambre y echa mano a una porción de la heladera. O cuando de pronto viene alguien y tiene para convidar, etc., etc., etc..

Así que bueno! A hacer otra tartita mas!

Primero hervimos el coliflor, mediano, un kilo o menos, lo cortamos en florcitas, lo lavamos bien, lo ponemos en un bol con agua y un buen chorro de vinagre blanco para que si hay bichitos, salgan muertos, jeje! Una vez que esté tierno, lo colamos enseguida para que no chupe agua, y lo dejamos que se enfríe.

Ahora vamos con las berenjenas. Cortamos una cebolla grande, en trocitos chicos y la rehogamos un poco, le agregamos una buena cucharada de azúcar y cuando está comenzando a dorarse, le agregamos medio morrón rojo, grandecito. Cuando ya está un poco tierno el morrón le agregamos 3 berenjenas cortadas en cubos medianitos y revolvemos bien, vamos dejando cocinar todo a fuego medio, sin agregar nada y revolviendo de vez en cuando.
Cuando comienzan a ablandar las berenjenas, le agregamos sal y si les gusta, un poco de pimienta. Las dejamos que larguen un poquito de jugo, subimos el fuego y que se terminen de cocinar. No deben quedar blandas, babosas, dejen que queden adentro un poco duritas ya que van al horno.

Volvemos la coliflor que debe estar casi frío y le agregamos una cucharada de queso cremoso, y 50 gramos de queso rallado. Mezclamos bien, rectificamos la sal si es necesario y reservamos.

En un molde de 26/28 cms de diámetro, ponemos rocío vegetal o aceite y espolvoreamos con pan rallado la base y parte del borde. Ponemos una tapa de masa que cubra el fondo y las paredes. Colocamos las berenjenas, emparejamos la superficie y colocamos una capa de mozzarella en fetas, luego añadimos el coliflor y cubrimos con la otra tapa. Pinchamos, hacemos un agujerito en el medio y llevamos a horno precalentado, fuerte.
Una vez que esté dorada la masa, retiramos y dejamos asentar unos 10 minutos. Listo, a comer!!!
Glup!!

Ingredientes:


  • 1 cebolla mediana
  • 1/2 morrón rojo grande o uno chico
  • 3 berenjenas medianas
  • 1 coliflor de un kilo aprox.
  • 1 tapa de pascualina (paquete de 2 tapas)
  • 150 gramos de mozzarella feteada
  •  sal, aceite, pan rallado, cantidad necesaria
  • 50 gramos de queso rallado
  • 1 cucharada sopera de queso crema

Comparte en twiter

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.