martes, 6 de mayo de 2014

BUÑUELOS DE LECHUGA


Yo no se si en todas partes se hacen. Solo se que desde que era muy chica, siempre los comí, pues era uno de los que mas hacía mi mamá.
Yo se los copié y los hago de vez en cuando. Son muy simples y sirven para usar todas las hojitas que no están para tirar, pero que tal vez no queramos poner en la ensalada porque parecen un poco mas blandas o tienen algunas cositas que no nos gustan, incluso el corazón, bien picadito, va muy bien.
Pueden enriquecerlos con queso rallado, ajo, perejil, etc. Pero dejarían de ser simples buñuelos de lechuga que tienen un sabor muy particular, medio dulzón. Eso cada uno lo hará a su modo, yo les cuento mi receta.

De esta receta salen unos 14 buñuelos del tamaño de pelotitas de ping pong o un poco mas grandes, Pueden duplicar las cantidades en caso que quieran hacer mas.

Primero batimos 2 huevos con un poco de sal. Incorporamos 100 cc de leche y seguimos batiendo.


Ahora agregamos 200 gramos de harina leudante, 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/2 cucharadita de  polvo de hornear. Una vez que todo está integrado, nos aseguramos de que el punto de la mezcla sea correcto Para esto levantamos una porción de mezcla con una cuchara, si cae lentamente como en la foto, está justo en su punto. 


Entonces agregamos 150 gramos de lechuga (no la repollada, sino la mantecosa, que es la de hoja tierna y mas abierta, es menos acuosa y mas dulce), cortada en tiritas finas y luego en cuadraditos, o sea cortes perpendiculares.

(no pude enderezar las dos primeras fotos, se veían bien y se editaban mal, gggrrr!!!)

Mezclamos bien. Ponemos en una olla o sartén profunda, cantidad suficiente de aceite, (yo uso un litro porque se sumergen bien). Llevamos a fuego fuerte en hornalla media, el aceite debe estar caliente pero sin humear. Cuando creemos que está caliente, echamos un trocito de pasta en él. Si flota burbujeante, está a punto. 
Con la ayuda de dos cucharas soperas, vamos poniendo las porciones de pasta en el aceite. Doramos dos minutos por lado, aproximadamente, y retiramos. El lado que estaba ABAJO EN LA SARTEN, debe quedar ARRIBA EN LA FUENTE. Esto es para que no queden grasosos. Igual son sequitos, y el bicarbonato ayuda en esto.


Yo los hice en dos tandas, para dar espacio para darlos vuelta y para que se cocinen bien, flotando a gusto en el aceite. Glup!

Ingredientes:


  • 2 huevos
  • 200 gramos de harina leudante
  • 100 cc de leche
  • sal a gusto
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear o levadura química
  • 150 gramos de lechuga 

Comparte en twiter

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.