miércoles, 6 de agosto de 2014

MEDIAS NOCHES, UNOS PANCITOS DE MANTECA DELICIOSOS


Estos pancitos, cuando los vi en el blog de Alicia, Olor a hierbabuena, me tentaron considerablemente.  Me propuse hacerlos lo antes posible, pero como el hombre propone y Dios dispone, fui alargando el tiempo de su realización.
Un día me propuse poner manos en la masa y al sacarlos del horno vi que la receta había fracasado, lo cual me dejó perpleja pues había seguido todos los pasos. Pero luego comprobé que el problema estaba en la levadura que había usado (natural, pero seca, con buena fecha de vencimiento, pero cercana), no levaron bien y se apelmazaron.
Tiempo después compré levadura de panadería, levadura fresca. Y obviamente, la volví a hacer. Y ahí siiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!! Pudimos deleitarnos con unos exquisitos pancitos con todo el sabor de la manteca que, al hacerlos, perfuma con su aroma toda la casa.

Bueno, sin mas cháchara paso a contarles la forma tan simple y linda de hacerlos.
Ante todo vamos a diluir 15 gramos de levadura fresca en 150 cc de agua tibia hasta lograr una líquido suave y homogéneo.


Por otro lado vamos a poner en un bol 500 gramos de harina común, 40 gramos de azúcar, 10 gramos de sal fina (no teman, no es mucha) y 20 gramos de leche en polvo. Mezclamos todo y agregamos la levadura disuelta en el agua. Mezclamos con una cuchara y vamos añadiendo los otros 150 cc de agua tibia.


Comenzamos a amasar, lenta y suavemente durante 5 minutos, no menos. Primero dentro del bol, luego sobre la mesada. Una vez que se hizo una masa lisa y pareja, agregamos 80 gramos de manteca a temperatura ambiente. Al principio nos parecerá que no se unirá, pero al cabo de unos minutos, veremos como se hace una masa elástica y suave, lisa y de buen aspecto. Seguiremos amasando otra vez 5 minutos y la dejaremos levar tapada dentro del bol. Debemos poner el bol en una zona cálida, sin corrientes de aire y esperaremos una hora.


Transcurrida la hora, tomamos la masa y la desgasificamos un poco en la mesada y cortamos bollos de tamaño mediano llevando la masa hacia abajo, a modo de hongo, para que leve de forma mas pareja.
Los colocamos en una placa enmantecada y los volvemos a tapar, dejando que leven durante otra hora.


Pasado el tiempo, y ya con el horno precalentado a 180°, los pincelamos con una yema batida con una cucharada de agua y una pizquita de sal. Luego, si nos place, espolvoreamos con algunas semillas o queso rallado. Llevamos a horno de 10 a 15 minutos (en mi caso 15), cuando vemos que apenas doran su superficie, están listos. Dejar unos minutos reposar y luego colocar en una panera con una servilleta de tela y cubrirlos para mantener su tibieza hasta servir. Si no se van a comer en el momento, enfriar sobre rejilla y dar un toque de horno para entibiar y disfrutar mas su sabor al momento de servir. Igualmente, pueden comerse fríos, claro. Glup!



Ingredientes:

  • 15 gramos de levadura fresca de tipo panadería
  • 500 gramos de harina común
  • 300 cc de agua tibia
  • 40 gramos de azúcar
  • 10 gramos de sal fina
  • 20 gramos de leche en polvo
  • 80 gramos de manteca blanda
  • 1 yema
  • 1 cucharada de agua
  • semillas o queso rallado al gusto






Comparte en twiter

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.