viernes, 6 de octubre de 2017

BUREKAS DE BERENJENA


Alguna vez les hablé de una casa de comidas que había cerca de mi casa (cuando era adolescente). Era un matrimonio de la colectividad judía. Ella cocinaba y él hacía todas las compras y atendía el mostrador. Super limpios, prolijos y las cosas que vendían eran increíbles! Una de las recetas que subí de ellos (a mi modo, claro) es el pollo al vino blanco, totalmente deshuesado y sin piel, un manjar!!!!!


Y lo que mas me hacía babear eran las burekas, de queso o de berenjenas. Eran chiquitas y yo me quería comer 6, 10, 100, 1000, jajaja! Pero bueno, con 3 me conformaba. La masa era inigualable. Y como soy de hacer comida tradicional de distintas colectividades, probé hace poco una receta que tomé de una pagina de la cole. En realidad, la masa de una y el relleno de otra. Con ideas de una señora conocida de la cole, que tuvo catering y sabe y metiendo mi gusto por medio, jaja!
Hoy les traigo las de berenjenas, con una masa que quedó muy bien. Ya subiré las de queso (manjar de los dioses!!!) con otra masa que me recomendó Betty, la señora que tuvo catering de la cole. Aún no las hice, debo probar bien :)
A la receta!

Ingredientes:

Para la masa:
  • 500 gramos de harina 000
  • 180 cc de agua
  • 1 cucharada de sal fina
  • 140 cc de aceite
La masa va a parecer aceitosa mientras la corten y rellenen, pero cuando va al horno queda impecable. Ni una gota de aceite, miren las fotos. Confíen en mí :)

Para el relleno:
  • 1 cebolla entre mediana y grande
  • 3 berenjenas grandecitas
  • 1 tomate perita ni muy duro ni muy blando, mediano
  • sal a gusto
  • 1 cucharadita de 7 especias (si no consiguen pueden usar pimienta, canela, clavo y comino, pero muy poco de cada uno)
  • 4 cucharadas de aceite
  • 1 cucharada de azúcar
  • 80 gramos de queso rallado
Para cubrir:
  • 1 huevo
  • sal a gusto (una pizca)
  • semillas de sésamo blanco
Para el armado:
  • 1 huevo 
  • pizca de sal fina
  • sésamo blanco a gusto
  • rocío vegetal (o aceite en spray o aceite) y harina, para la placa de horno
Preparación:

Para el relleno:

Picamos bien chiquito la cebolla y la rehogamos a fuego mas bien fuerte en el aceite, hasta que brille. Añadimos el azúcar y caramelizamos. Agregamos las berenjenas cortadas bien chiquitas también.


Removemos para que se vaya  integrando y añadimos el tomate pelado y sin la parte de las semillas, (solo quitamos la parte babosita de las semillas). Mezclamos bien. Condimentamos con sal y las especias indicadas. Tapamos y bajamos el fuego, dejamos que se ablanden. Controlamos que no se queme el fondo, removiendo de vez en cuando. Una vez que ablandaron un poco, apagamos el fuego, destapamos y dejamos enfriar. Cuando está frío, hacemos la masa.



Para la masa:

Ponemos la harina en un bol con la sal, mezclamos bien y añadimos el aceite y el agua. Al principio mezclamos con una cuchara, hasta que desaparezca el líquido. Luego seguimos a mano y amasamos un poco en el bol y después continuamos en la mesada.  Amasamos unos minutos, hasta que la masa quede lisa y uniforme. 

Tomamos bollos y estiramos fino con un palote, cortamos discos de 8/9 cms. Vamos colocando la masa en un plato y ponemos separadores. Una vez que están todas cortadas, llevamos al frío al menos 20 minutos.



Para el armado:

Añadimos a las berenjenas el queso rallado y mezclamos bien. 


Sacamos las masas de la heladera y prendemos el horno. Rociamos con rocío vegetal o aceite en spray o aceite común, una placa de horno. Enharinamos. Armamos las empanadas colocando una cuchara de postre colmada de relleno y repulgamos. Una vez que están todas, las pintamos con el huevo batido con la sal y espolvoreamos con el sésamo.


Llevamos a horno fuerte (250° o mas) hasta dorar. Glup!



Comparte en twiter

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...